Según datos de la Comisión Europea de 2017, la ciberdelincuencia mueve anualmente en el mundo la enorme cifra de 400.000 millones de euros. Y el 87% de los europeos la consideran un problema de primera magnitud.

Tanto en la administración pública como en el ámbito privado, la Ciberseguridad ha dejado pues de ser un aspecto exclusivamente relativo a la tecnología o a la seguridad. Hoy en día se trata de una prioridad que afecta a todos los miembros de la organización y que, por tanto, es responsabilidad de todos ellos.

El riesgo reputacional que implica un ciberataque, más allá de los costes económicos generados por suspensiones de continuidad de negocio, sustracciones de activos económicos o de datos personales, entre otras consecuencias, puede significar una crisis insuperable para las organizaciones atacadas.

La normativa ya en vigor en Europa y España exige asimismo esfuerzos crecientes a las empresas y a los organismos públicos. Una normativa que, de la mano del Real Decreto-Ley 14/2019, ha sufrido retoques adicionales en España, respecto de administración digital, comunicaciones electrónicas y algunas tecnologías disruptivas, como es Blockchain.

Las circunstancias excepcionales derivadas de la pandemia de COVID-19, entre ellas el incremento del trabajo en remoto, plantean importantes desafíos en materia de Ciberseguridad. Estos desafíos han de abordarse mediante estrategias que permitan acceder a los usuarios a sus plataformas de trabajo en línea de manera segura para ellos y para las entidades donde desarrollan sus labores profesionales.

Siendo pues este tema de importancia capital en nuestra sociedad digital, y tras el gran éxito de la primera edición de este Curso ejecutivo, celebrada en 2019, junto con Syntagma, Centro de estudios estratégicos, hemos creído oportuno dar lugar a esta segunda edición, que, más allá, de las novedades legislativas acaecidas en este tiempo, se ha centrado en las tendencias que 2020 está deparando en este campo.

DESCARGA AQUÍ EL PROGRAMA