Sergio Castro residía en Chile cuando decidió mudarse a España para cursar el Máster en Gobierno, Liderazgo y Gestión Pública del Instituto Atlántico de Gobierno (IADG).

Una decisión personal complicada sobre la que, asegura, no dudó: “Nunca tuve dudas de que el máster del IADG, por la compleja situación internacional que vivimos y su apuesta por el vínculo atlántico para superar estas adversidades, representaba una oportunidad que no podía dejar pasar y, tras terminarlo, sólo puedo decir que estoy todavía más seguro de ello”.

Así Sergio apostaba por formar parte de un máster en su primera edición. “En mi caso, el hecho de no contar con referencias anteriores, lejos de asustarme, me animó más a avanzar por un camino en el que todo estaba por hacer, lo cual supone una enorme ventaja.  Es verdad que no cuentas con referencias, pero también eso te permite ser pionero y abrir nuevos caminos que podrán ser aprovechados por otros en el futuro”.

 

Actividades extracurriculares: Conferencias, foros y viajes

A día de hoy,  Castro puede decir que el programa de actividades del máster en el que ha participado este curso ha estado “verdaderamente, muy por encima de las expectativas”.

“Hemos tenido foros atlánticos que han tratado temas tan relevantes como el futuro del estado del bienestar o la seguridad frente a la amenaza del terrorismo yihadista, conferencias de altos ejecutivos de importantes multinacionales como Google, Telefónica o Coca Cola que nos han acercado la gestión de las políticas públicas desde el sector privado, e incluso módulos de comunicación política que nos han permitido no sólo conocer importantes medios de comunicación de nuestro país, sino también aprender cómo enfrentarse a ellos y los secretos de una buena comunicación”.

En cuanto a los viajes realizados, Sergio fue uno de los alumnos que pudo trasladarse a Estados Unidos al concluir el curso para conocer diferentes Instituciones; “No todos los días se puede acceder a reuniones de alto nivel en el Departamento de Estado, el Fondo Monetario Internacional o el Senado norteamericano, ni tampoco recibir clases magistrales sobre política internacional y resolución de conflictos impartidas por Embajadores tanto de España como de Estados Unidos en el marco de instituciones tan importantes como la Georgetown University o la Embajada española en Washington”.

 

Un máster para personas con vocación de servicio público

“Es importante destacar que este es un programa que busca formar líderes, es decir, que enseña a pensar, a analizar, a sintetizar soluciones complejas en líneas de acción, y a asumir responsabilidades sobre las decisiones de hoy que necesariamente impactarán en el futuro. Por eso, no importa de dónde vengas, la edad que tengas, o lo que sepas o creas saber.  Si tienes una fuerte vocación de servicio público, humildad y flexibilidad para asimilar nuevos puntos de vista que enriquezcan y complementen tus propias experiencias y, sobre todo, estás dispuesto a ir a través del esfuerzo y la dedicación más allá de tus límites, entonces este máster es el sitio perfecto”.

 

El fortalecimiento del vínculo atlántico

Frente a los momentos de convulsión que atraviesa la civilización Occidental, “con crisis diversas como las amenazas a la seguridad por parte del yihadismo, los populismos, que aparecen amenazantes no sólo en Europa sino también en los Estados Unidos o los movimientos de ruptura como vemos en el Reino Unido”,  el máster del Instituto Atlántico de Gobierno “me ha reforzado la idea de que el futuro pasa por el fortalecimiento del vínculo atlántico”.

“Tenemos la responsabilidad de preservar, no sólo una Historia y unos valores comunes apoyados sobre la democracia liberal para la generación de sociedades prósperas y libres, sino también de impedir que aquellos que quieren utilizarlos para destruir esa Historia común y esas sociedades libres y prósperas lo consigan”.