El expresidente del Gobierno y presidente del Instituto Atlántico de Gobierno (IADG), D. José María Aznar, ha pedido a la comunidad internacional y al Gobierno de España que tomen nota del resultado del plebiscito que rechazó el acuerdo de paz con las FARC. En este sentido, ha dicho que “sería absolutamente insólito y tendría consecuencias políticas devastadores despreciar la voluntad expresada por los ciudadanos colombianos”. Aznar ha hecho estas declaraciones junto a los expresidentes de la República de Colombia D. Álvaro Uribe y D. Andrés Pastrana en el IV Foro Atlántico IADG: “Colombia tras el referéndum”. Un encuentro que se celebra dentro del Máster en Gobierno, Liderazgo y Opinión Publica.

Durante su intervención, Álvaro Uribe ha asegurado que “Colombia ha sido demasiado generosa” y ha insistido en la necesidad de “alcanzar un gran acuerdo nacional con una reforma de fondo, que corrija todo lo que en los acuerdos supone riesgo para la democracia”. Por su parte, Pastrana ha afirmado que el resultado del plebiscito confirma que “el acuerdo de La Habana no es la paz que queremos para Colombia” y que “antes debe haber justicia y reparación en nuestro país”.foto2

AZNAR | PAZ DEMOCRÁTICA

Aznar también ha afirmado que “es muy curioso que los países garantes de las conversaciones de La Habana sean precisamente Cuba y Venezuela”. “¿Cómo se puede garantizar así un proceso que lleve a una paz democrática?”, se ha cuestionado. Asimismo, ha señalado que “la pregunta capital es: ¿yo aceptaría para mi país, en circunstancias parecidas, los términos de esos acuerdos? No. Desde un punto de vista moral y político, nunca he aceptado que se aceptase para ningún país lo que no fuese capaz de hacer y defender en el mío”. A su juicio, “otros países no pueden ser territorio de experimento”.

Aznar espera que la comunidad internacional y el Gobierno tomen nota del resultado del plebiscito porque “sería insólito despreciar la voluntad de los colombianos”

En este sentido, se ha preguntado: “¿yo aceptaría en mi país que se produjera un plebiscito, con unos resultados y que no se produjesen consecuencias políticas con el resultado del plebiscito? La respuesta es no”. “Cuando se decide que pese a lo que decida la mayoría se va a seguir adelante sin atender el criterio de la mayoría, se pueden producir consecuencias políticas muy graves […] El respeto a la voluntad popular, a lo establecido en un plebiscito y a la soberanía es fundamental”, ha apostillado.

Por último, se ha referido a la comunidad internacional, que “ha hecho una apuesta política y se le ha olvidado que el pueblo colombiano ha decidido que no. Que obviamente quiere la paz, pero otras condiciones”. En su opinión, “lo que debe hacer es justamente tomar conciencia de que la mayoría de los colombianos quieren unas modificaciones relevantes de esos acuerdos y eso es lo que debe apoyar”. Asimismo, ha pedido “al presidente del Gobierno de España y a mi buen e inteligente amigo el ministro de Exteriores que tomen nota de estas circunstancias y comentarios”, porque “sería absolutamente insólito y tendría consecuencias políticas devastadores despreciar la voluntad expresada por los ciudadanos colombianos”.

Aznar ha destacado el “impresionante ejercicio de liderazgo” de Uribe y de Pastrana, líderes en circunstancias prácticamente únicas en el mundo y cuya posición ha ganado “en contra del Gobierno de su país, del resto de países latinoamericanos, de Estados Unidos, de los de la Unión Europea, del Vaticano y de las Naciones Unidas”.

foto3

 

URIBE | GRAN ACUERDO NACIONAL

Por su parte, el expresidente Uribe ha asegurado que “Colombia ha sido demasiado generosa, y no podemos llegar al punto de arriesgar nuestra democracia”. “El Gobierno de Santos podría jurídica y políticamente hacer reformas superficiales al acuerdo de La Habana y presentarlo como nuevo, y la Corte Constitucional le permitiría convocar un nuevo plebiscito; incluso podría, sin acudir a plebiscito, hacerlo a través de procedimiento ordinario del Congreso, donde tiene mayoría”, ha explicado. No obstante, ha asegurado, “eso no le convendría a Colombia, por eso venimos insistiendo en alcanzar un gran acuerdo nacional con una reforma de fondo, que corrija todo lo que en los acuerdos supone riesgo para la democracia”.

Uribe: “Colombia ha sido demasiado generosa, y no podemos llegar al punto de arriesgar nuestra democracia”

En este sentido, ha afirmado que “deseamos que ni Cuba ni Venezuela constituyan un obstáculo para aceptar la reforma que necesitan los acuerdos”. Asimismo, ha incidido en el riesgo de que el texto de La Habana, tal como fue presentado al pueblo colombiano, convirtiera a Colombia en “otra Venezuela”. “Los acuerdos traen consigo el riesgo de caer en la policía política chavista y el riesgo de asfixia económica”, ha advertido el expresidente, que ha subrayado que “el compromiso inicial del gobierno con las FARC implicaba un gasto público adicional anual del 1,3 por ciento del PIB”. “La agenda económica del país no debería discutirse con un grupo terrorista”, ha apostillado.

Uribe, que ha afirmado que “Aznar fue la única persona de gran liderazgo en Latinoamérica que comprendió que la paz no puede ser la entrega de la democracia”, ha manifestado además que “ojalá Venezuela comprenda rápidamente que para las tiranías el dialogo es un artificio. Por eso el dilema de Venezuela debería ser que la dictadura se haga a un lado o que la hagan a un lado”.

Ha recordado, además, que “Colombia ha sido un país de instituciones” que ha sufrido el “narcoterrorismo contra el Estado de derecho, contra una democracia que ha ido perfeccionándose con el tiempo”. Por ello ha insistido en la necesidad de que los acuerdos de paz resuelvan satisfactoriamente la cuestión de la impunidad y la amnistía.

Uribe también ha hecho referencia al dispar apoyo mediático que recibieron las campañas del ‘sí’ y el ‘no’. “El Consejo Electoral ha publicado que la campaña del ‘sí’ gastó casi 4.400.000 dólares; las del ‘no’, 680.000. Y por cada 134 cuñas publicitarias del sí, salieron 11 del ‘no’”, ha apuntado. Sobre la “falta de equilibrio en los medios internacionales” ha reclamado que “si la comunidad internacional apoyó el ‘sí’ como lo hizo, ahora debería apoyar que, tras los resultados del plebiscito, haya reformas para proteger la democracia colombiana”.

PASTRANA | JUSTICIA Y REPARACIÓN

El expresidente Pastrana ha afirmado que el resultado del plebiscito confirma que “el acuerdo de La Habana no es la paz que queremos para Colombia”. “Antes debe haber justicia y reparación en nuestro país”, ha asegurado. A su juicio, “todos los colombianos queremos la paz. Ahora, es el presidente Santos el que le debe dar importancia a buscar un nuevo acuerdo”.

Pastrana: “Para que el acuerdo de paz se lleve a cabo debe haber antes justicia y reparación en Colombia”

Para Pastrana, “el acuerdo de La Habana no existe, porque tendría que haber ganado el ‘sí’ en el plebiscito y no lo hizo”. “Quienes votamos ‘no’ hemos decidido que hay una línea roja, y hay que respetar la decisión del pueblo; hay que respetar el porcentaje por el que se ganó el plebiscito”, ha reiterado.

“Nos opusimos porque el acuerdo hubiese supuesto un golpe de Estado, se le estaban quitando facultades al pueblo colombiano, entre las FARC y el Gobierno con un juez extranjero”, ha explicado Pastrana, que ha recordado que “Santos dijo que el acuerdo era parte constitucional de Colombia, lo que esto supondría que 5.700 guerrilleros modificaban la constitución colombiana”.

“Mientras exista el narcotráfico no habrá paz en Colombia. Este año se han capturado 50 toneladas más de cocaína que el año pasado, y la zona de concentración de las FARC es donde están las mayores estaciones de cocaína”, ha denunciado finalmente el expresidente Pastrana.